La Pulsera De Granates

Autor: Alexander Kuprin
Traducción: Svetlana PeskovaAmig@s,

en respuesta a la carta de Tara Blanca, que preguntaba:
CARTA DE TARA BLANCA: El amor definitivamente es entregarse al otro…pero para esto seria bueno si pudieras saber si el otro lo merece o lo entiende. Yo creo es algo reciproco…no dar para recibir algo a cambio como un negocio…pero si como una señal de que también eres importante para la otra persona, para mi es un ciclo como el agua…llueve, cae en los lagos, se evapora y vuelve a llover, el agua va cambiando de estado pero va fluyendo…Pero que pasaría si solo llueve….llegaría el momento en que se acaba…ya no tiene mas fuente de donde nutrirse…que pasa si solo se evapora…el lago se secaría…Pienso que es así…es un entregarse al otro MUTUO no paralelo…y eso es lo difícil…pero espero no imposible!!

– en respuesta a esta carta interesante y pensativa, les voy a deleitar (ojala les guste!) con los extractos de una novela del famoso escritor clásico ruso del siglo 19-20 Alexander Kuprin. Espero obtener sus opiniones después de leer este texto, gracias!

Por que se casa la gente? La mayoría de las mujeres temen de quedarse solteras, desean ser ama de casa, una mujer madura, independiente de mama…los hombres tienen motivos diferentes: cansados de la vida soltera, del desorden de la casa, de los almuerzos afuera…con eso, el pensamiento de tener hijos, herederos…a veces especulan de la herencia del/la conyugue…pero que hay del amor verdadero? Amor desinteresado, de sacrificio, que no espera nada a cambio?
Claro hay tantos matrimonios felices, son cómodos uno con el otro. Pero…
Entiéndeme, de que tipo de amor estoy hablando. El amor verdadero tiene que ser trágico. El mayor misterio del mundo! Ninguna comodidad cotidiana, interés o compromiso no pueden mancharlo…
– Ha visto usted alguna vez este tipo de amor?
– No, pero conozco dos casos más o menos cercanos…Cuando estaba de servicio militar, en nuestro batallón hubo un capitán y la esposa de este, una mujer drogada y fea. Una vez vino un nuevo teniente, joven recién graduado del servicio militar. En un mes lo embrujo la mujer del capitán. Estuvo como su esclavo. Para la Navidad ya se harto de el y lo dejo, porque volvió con su amante anterior. Pero el no pudo olvidarse de ella. Perdió el peso, sufrió mucho. Una vez en primavera organizaron un picnic. Estaban pasando cerca de la vía férrea. De repente la mujer le dice a nuestro capitán: demuéstrame como me amas, si vas a ser capaz de acostarte bajo el tren por mi? El no le contesto ni una sola palabra, sino que corrió apurado y se acostó en los rieles bajo el tren en movimiento…desapareció el hombre.
En otra ocasión cuando el batallón estaba saliendo de la ciudad, una mujer grito a su marido: cuídame de Vladimir!! No lo dejes sin tu ayuda!! Si pasa algo con el – te dejo, dejo la casa y llevo los hijos conmigo…entonces este hombre, una persona audaz y valiente, paso cuidando al otro, un pobre cobarde y perezoso, lo estaba cuidando como si fuera su niñera o madre…todos nos alegramos al saber, que aquel perezoso por fin murió en el hospital por la tifoidea que le dio…
Deja aquí tu opinión


One comment

  1. Lolita dice:

    Pienso que la mujer no queria a ninguno de los dos y tampoco ella mismo, porque si lo hubiera hecho reinaria lo primero el respeto consigo mismo y con los demás.
    Es una persona que solo usaba a las demás personas para satisfacer su ego y sus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress.
Theme: Tiles by Viva Themes.