EL SE VA… ¿ LA MUJER SIEMPRE TIENE LA CULPA ?

Fuente: Revista “Secretos de Mujer”
Traducción del Ruso: Svetlana Peskova, Msc.

“Ayer todo estuvo bien, me miraba a los ojos, pero hoy se va para nunca volver”. Tú te preguntas: ¿por qué?
Esta situación puede suceder con el hombre que acabas de conocer, al igual que con la pareja con quien has compartido media vida.
¿Cuáles son los típicos errores que podemos cometer cuando nos relacionamos con los seres de Marte? 

Se acaban de conocer 
Han salido muchas veces juntos de manera maravillosa, ambos sintieron atracción y simpatía pero, de repente, él se niega a salir de nuevo. ¿Qué pudo haber pasado?

1.Estuviste demasiado insistente. Probablemente te alegraste de que por fin tienes un ser amado. Con frecuencia le estabas llamando, exigiendo salir. Al encontrarse, solo te ocupabas de alcanzar a contarle tu propia historia junto con todas tus penas del pasado y te faltó tiempo para escucharlo a el.
2.Probablemente pretendiste ocupar lo más sagrado para él: su tiempo libre. Hay momentos en los que el hombre necesita esconderse en su cueva y pasar un rato solo. Al conocer a una mujer él se asusta de que ella pueda querer llenar todo su tiempo libre y él ya no podrá simplemente echarse solito en el sofá en compañía de una botella de cerveza o asistir a un partido de fútbol junto con sus amigos. Es por eso que muchas mujeres nos quedamos frustradas al oír la respuesta poco clara a la pregunta “¿Qué hacemos este fin de semana?”. Si insistes demasiado en pasar cada fin de semana con él, se sentirá atrapado y va a recibir la señal: es la hora de huir. No le exijas sacarte a divertir cada semana, pero tampoco olvides invitarlo siempre que vas a alguna parte, para que él siempre pueda hacer su propia libre elección.
3.Muy temprano le comenzaste a insinuar que tienes intenciones serias. Los hombres tienen pavor a estas cosas. No hay nada malo en compartir tus planes, tus sueños del futuro: qué países quisieras visitar, en qué ramo lograr el éxito, qué auto, qué casa piensas tener, etc… Pero si con demasiada frecuencia le repites del matrimonio y niños insistiendo que esperas más y más cosas de él, un hombre puede asustarse y huir.

Ustedes ya están juntos por varios años

Tienen un matrimonio tranquilo, a veces pequeñas peleas, el sexo los fines de semana. Esto no garantiza que algún día él no cerrará la puerta para nunca volver. ¿Por qué? Hay varias causas probables, por ejemplo: 

1.Le dices a menudo: “¡Todo es solo para ti!”
Las mujeres de este tipo ponen toda su vida, su autorrealización a los pies del hombre. Pensando en su propio sacrificio, viven resentidas y se sienten subestimadas. Esto se percibe en el aire y el hombre no puede dejar de sentirse mal por una vida desperdiciada por culpa de él. Es difícil vivir con semejante sensación de culpa y él se va. Talvez por allí en alguna parte ya lo está esperando otra que no piensa echarle la culpa ni causarle problemas por falta de autorrealización propia.

2.Basta de histéricas
La Mayoría de los hombres no toleran a las compañeras histéricas. Si al principio esto les proporcionaba alivio en forma de adrenalina y reconciliación estaba dulce, con los años la vida en un volcán se hace imposible; más veces descargas tus energías negativas en presencia de él, más probable que él se irá en busca de un albergue en el corazón de otra chica más flemática.

3.“Cariño, ¡pero estoy trabajando!”
No hay muchas mujeres adictas al trabajo, pero cuando se da, ella quiere alcanzar todo: recibir una buena educación superior, hacer una carrera y tener hijos. No a todas les alcanza tanta energía y salud para todo. Si el acento está sobre la carrera, las relaciones con la otra mitad se ponen tensas. Los hombres pueden ser muy celosos y resentidos.

4.“¡Qué frió que eres!”

Por más apasionadas que sean sus relaciones en la primera etapa de noviazgo, en unos pocos años se convertirán en relaciones más tranquilas. Muchas mujeres piensan que de él depende refrescar la manera de acortejarla y comienzan a sentirse apagadas. Ellas se sienten resentidas y esto se revela en constantes enojos y regaños por cosas pequeñas e insignificantes, a menudo injustas. El hombre se harta de todo esto y decide que ya no hay nada entre los dos, por lo que deja a la familia para ir a buscar la suerte en otro lado.

¿Y si no somos nosotras las que fallamos?
No siempre la mujer tiene la culpa en la rotura de las relaciones. Hay en el sexo fuerte individuos que con ninguna mujer podrían construir la felicidad.

“Solo pasé por aquí un ratito”

Para él las relaciones no están solamente en el segundo plano, ni siquiera en el décimo. Lo primero es cualquier cosa: trabajo, creatividad, dinero. Lo que se trata de las damas, estarán allí siempre apenas él lo desee. Un tipo de estos trata a las mujeres de una manera consumista y es dudoso que la más ideal de las mujeres puede sostenerlo a su lado.

En búsqueda de la perfección

Es bueno cuando un hombre tiene una experiencia amplia en el sexo, pero deja un lugar a dudas: ¿no será él un coleccionista? ¿No estará buscando a la miss perfección? Inclusive si hoy lograste estar en el pedestal para él, no esta garantizado que mañana no aparezca otra, más perfecta todavía…

La vida es larga, esperemos

él considera que todavía no maduró lo suficiente como para estabilizarse. Para esto se necesita tener su propia vivienda, un sueldo más sólido, etc. Sin embargo, a veces detrás de estas fórmulas supuestamente responsables se esconde una pereza elemental. Esperar que madure un hombre así puede ocuparte toda la vida…

Solito en el cosmos abierto

Ya se ha escrito suficiente sobre las razones porque se van los hombres. Las revistas están repletas de consejos, como adiestrarlo para que sea tuyo… ¡Nosotras estamos listas para cambiar, listas para hacer cualquier cosa para que él se quede a nuestro lado! Pero talvez… ¿Podría ser mejor que se vaya a buscar su camino a través de la selva? Y cuando se canse de la soledad, que abra los tratados y comience a estudiar el Cosmos Abierto, que tiene el nombre de Mujer…

2 comments

  1. Anónimo dice:

    Un artìculo muy bueno, nos hace reflexionar sobre quién tiene la culpa cuando termina una relación, personalmente creo que cada uno ponemos nuestra cuota para que una relación sea duradera o para que termine, el amor es libre y no puedes pretender que una persona te pertenezca eternamente, no somos dueños de los sentimientos del otro, lo que si se puede hacer es demostrar cuanto la amas sin importar el tiempo que dure.

  2. Anónimo dice:

    esta muy feooooo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress.
Theme: Tiles by Viva Themes.