Los Trucos del Ego para Bloquear el Amor

Por: Svetlana Peskova, Msc.
Traducción de Ingles,

Basado en el Libro de Marianne Williamson
“El retorno al Amor o Las reflexiones de los Principios del Curso de Milagros”.La gente se pregunta: por que es tan difícil vivir un romance íntimo y profundo? La respuesta es lógica, porque la mayoría es individualista. Además, encontrar un amor intimo y profundo es como preparar la tesis de Ph.D. en el camino de amor, mientras la mayoría de nosotros recién salimos de la primaria. Una vez encontrada, permanecer en una relación verdadera es un trabajo arduo, porque el ego a menudo nos pone trampas para bloquearla. Cuando no estamos inmersos en una relación, el ego hace parecer como que todo el dolor desaparecería si estuviéramos dentro de esta. Sin embargo, si la relación perdura, ella sacaría a la superficie una gran porción de nuestro dolor existencial, como parte del propósito de una relación. Se necesitaría toda nuestra capacidad de comprensión, aceptación, desapego, perdón y ausencia del egoísmo para permanecer dentro. Normalmente olvidamos todo el reto difícil que comprende tener una relación, hasta que la tengamos.

La relación de pareja no necesariamente ayuda a sacar todo el dolor. Lo único que de verdad elimina el dolor es la curación de las causas que lo provocaron. No es la ausencia de otras personas, lo que nos causa el dolor, más bien es lo que hacemos con estas personas cuando las tenemos a nuestra disposición. El amor puro solo anhela la paz para la otra persona con quien estamos, sabiendo que es la única manera de estar en paz consigo mismo. Cuantas veces hemos tenido que resolver el dilema: quiero que el otro este en paz, o quiero exigir su máxima atención hacia mi persona? El amor puro restaura nuestra línea de corazón. El ego, por su lado, siempre estará contrario al tema. Se hará todo para bloquear la experiencia de amor en cualquier forma.

A veces no logramos reconocer a tiempo lo maravillosas que son algunas personas que cruzan por nuestro camino. El amor siempre esta allí. En cambio el ego trata de bloquear nuestra percepción amorosa del mundo. El mayor bloqueo representa la idea paralela de que en algún lugar del mundo, pero no aquí, existe la persona perfecta para mí, que simplemente todavía no ha llegado…

Nuestra sensibilidad al mito de la Persona Correcta proviene de nuestra glorificación al amor romántico. El ego manipula el concepto de amor romántico a propósito, llevándonos a arriesgar nuestra relación de pareja y sobre preciar el contenido romántico.

En una relación debe haber ambas cosas, la amistad y el romance. La amistad nutre el romance, y sin esta el romance pronto se muere como una flor que necesita de un tronco para nutrir el precioso botón. El ego es sensacionalista, primero se deja atraer por la flor, trata de desarrollar el aspecto romántico de una relación sin prestar atención a varios otros aspectos de acercamiento de pareja que es la amistad…Cuando el botón se marchita, puede nacer otro botón mas fresco y precioso que el primero, así mismo cuando desaparece el fervor romántico no siempre significa el final de una maravillosa relación, excepto para el ego. El espíritu puede ver las semillas del renacer, inclusive en cualquier tramo de declive.

La autora relata: “Años atrás yo hubiera rezado por encontrar un hombre maravilloso que vendría a curar mi desesperación. Últimamente me dije a mi misma: “Por que no tratar de curarme yo antes de que el llegue?”. No puedo imaginar que alguien diga a su amigo: “Oye, la noche pasada encontré una fabulosa mujer desesperada! “

La búsqueda de la Persona Correcta lleva a la desesperación porque no hay tal por la simple razón de que tampoco hay Persona Incorrecta. Solo hay el cara a cara contigo en este momento y una perfecta lección de vida que puedes recibir de esta persona.

Si el deseo de tu corazón es buscar un compañero íntimo, el Espíritu Santo puede enviarte alguien que aun no sea El, sino alguien mejor, con quien puedes tener oportunidad de trabajar los lugares de tu alma que deben ser curados antes de buscar la intimidad profunda con otra persona… La creencia en un amor especial nos hace descartar todo lo que no pertenece a la categoría de “…material de una relación óptima”…en el camino de búsqueda es fácil perder los diamantes con que tropiezas y que hubieran podido aportar muchísimo en tu desarrollo personal. A veces fallamos en trabajar con nosotros mismos en las relaciones que tenemos frente a las narices, confundidos por la idea que la vida real nos espera a futuro cuando la Persona Correcta aparezca.

Es otra trampa del ego, asegurándose que siempre permanezcamos en una búsqueda sin salida. El problema de tomar otras relaciones a la ligera es el siguiente: no tomamos en cuenta que la Persona Correcta a menudo puede cruzar nuestro camino disfrazada de Persona Incorrecta, y hay que estar siempre atentos para reconocerla. Caso contrario esta persona ya esta aquí con nosotros, pero pasa desapercibida porque estamos ocupados en el proceso de espera de la Persona Correcta…

El amor es una emoción participativa. En una relación perfecta ambos intervienen para crear el ambiente especial de comunicación creativa. Enérgicamente se establece las condiciones de interés mutuo en vez de esperar de forma pasiva, si funciona o no la relación.

Ninguna persona siempre tiene que estar solo a la altura, ninguna persona tiene que permanentemente estar sexy, por esto el amor es una decisión. Estar esperando las pruebas de que el otro sea suficientemente bueno es infantil, y condena a la otra persona sentirse a prueba como si estuviera aplicando para desempeñar algún papel. En situaciones semejantes la gente se siente nerviosa, y cuando se siente nerviosa, no puede dar lo máximo de si mismo.

Parte del trabajo con nosotros mismos para poder llegar a una relación profunda es aprender a apoyar al otro en ser lo mejor que pueda. Ambos miembros de la pareja deberían representar el papel sacerdotal en las vidas del uno y del otro. Están destinados a ayudarse mutuamente y a llegar a las máximas alturas dentro de si mismos.

Me ha tocado, dice la autora, estar con hombres que no me consideraban interesante. También me ha tocado estar con otros que tenían suficiente generosidad para decirme: “Te ves preciosa esta noche”, para elevar mi autoestima y permitirme lucir de manera mas sutil y hermosa. Ninguno de nosotros es atractivo o feo si lo examinamos objetivamente. No existen tales definiciones.

Examinando el pasado se pueden aclarar muchas cosas, pero la curación no ocurre en el pasado. Esto es un asunto del presente. Existe actualmente una manía en culpar los eventos de nuestro pasado por nuestra desesperación en el presente. Lo que nuestro ego no quiere que notemos es que el dolor no proviene del amor que no se nos dio en el pasado, sino del amor que no estamos brindando en el presente.

No llegaremos a la luz a través de investigación interminable de la oscuridad. Después de un cierto punto, cualquier discusión se vuelve circular. El único camino hacia la luz es entrando en el flujo de la luz.

A mis padres no se les ocurrió decirme que yo era bonita. “Pobre de mi” no es el pensamiento de una mente orientada al milagro. Más bien es el pensamiento que lleva a sentirse victima. La actitud orientada al milagro, por el contrario, significa comprender lo siguiente: “Mis padres no me dijeron que era hermosa, es valioso saber ahora por que no me gusta que me lo diga nadie y ahora entiendo por que no desarrolle la costumbre de decirlo yo a los seres cercanos. Puedo desarrollar esta costumbre de aquí en adelante. Siempre hay opción de dar lo que no has recibido. Un hombre una vez me contó que estaba amargado por lo que siendo niño su padre nunca le dio regalos. Le sugerí que la curación podría ser que el le de regalos ahora a su padre.

Yo solía preocuparme demasiado sobre si yo estuve apoyada o no, y no suficientemente de que si yo apoyaba o no a los demás. Románticamente yo entendí que tenia que apoyar al hombre sentir como hombre en vez de gastar mi tiempo preocupándome si era o no suficientemente hombre. Nosotros ayudamos a la otra persona a llegar a ser lo máximo, accediendo a lo máximo por nosotros mismos. El crecimiento viene enfocándose en nuestras propias lecciones por aprender, no en las lecciones de los demás.

Según Marianne Williamson, solo lo que no has entregado puede hacerte falta en una situación que anhelas tener. He pasado años, dice ella, esperando por un hombre que me haga sentir realmente mujer. Solo después de que entendí que mi energía femenina no llegaría como un regalo por parte de los hombres, explore mi propia feminidad y cambie, en vez de esperar una transformación milagrosa en ellos, note que los hombres comenzaron a demostrar conmigo el interés verdadero que antes no demostraban.

El cuento de hadas llamado “El Príncipe rana” revela una profunda conexión psicológica entre nuestra aceptación de las personas y su capacidad para transformarse en lo que esperamos de ellas. Según el cuento, la princesa besa a la rana y esta se convierte en un príncipe. Lo que esto representa es el poder milagroso del amor que crea el contexto para las personas que de manera natural logran lucir su más alto potencial. Mediante el rechazo, exigencia, críticas o reproches no se puede lograr este cambio. El Curso de Milagros nos indica, que si tratamos de evaluar personas para ver si merecen o no nuestro amor, fracasaremos en encontrar lo que buscamos, y solo cuando aprendemos a amarlos desinteresadamente, los podremos entender de verdad y entonces evaluar.

Lo que no se ama, es imposible de comprender. Nosotros por el contrario mantenemos la distancia con la otra gente y esperamos que merezcan nuestro amor. Sin embargo, los demás merecen nuestro amor solo por el hecho de que Dios los creo así como los creo. Mientras esperamos de ellos algo mejor, siempre estaremos desilusionados. Cuando elegimos unirnos a ellos a través de aprobación y amor incondicionales, el milagro apunta en ambas direcciones. Es esta la clave principal, el milagro verdadero cuando se trata de las relaciones humanas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress.
Theme: Tiles by Viva Themes.