La Atención Vigilante, o como No Sufrir

Por: Akong Rimpoché
EL ARTE DE DOMAR EL TIGRE

Cuando en un estado de total relajación uno observa lo que esta sucediendo, este acto, en si mismo, produce fuerza.
Jetsun Milarepa

Una gran parte del sufrimiento que encontramos en nuestra vida esta causado por nuestra falta de atención. Cada día nuestra ignorancia y nuestra limitada comprensión dan lugar a problemas y situaciones difíciles. Sin embargo, si estamos atentos, lo negativo puede transformarse positivamente mientras lo positivo ni se descuida ni se desperdicia. Si nos adiestramos en la práctica de la atención, encontraremos más fácil desenvolvernos en cualquier situación, nuestro trabajo será mas fructífero y todos los demás aspectos de nuestra vida se harán mas ricos y valiosos.
Una atención simple y clara, aplicada a toda nuestra experiencia en el mismo momento en que se produce, nos liberara de los errores emocionales que son la clara causa de tanta confusión y sufrimiento. Cuando surgen tendencias negativas amenazando con manifestarse, frenamos, nos estabilizamos, e intentamos hacer una sola cosa a la vez, cuidadosa y completamente consciente. Esto es la atención vigilante.
No hace falta que seamos personas religiosas para apreciar los beneficios de la atención vigilante, ya que además de aumentar nuestra felicidad espiritual puede conducirnos a una mayor felicidad mundana. Tanto si estamos realizando ejercicios de visualización, como si estamos simplemente cruzando la calle, podemos utilizar esta atención como base de nuestro bienestar. Podemos practicarla en todo momento y en cualquier situación, mientras trabajamos, comemos, vamos en coche o disfrutamos del sol.

A medida que seamos más conscientes de las necesidades y deseos de los demás, disminuirán las fricciones y los conflictos en nuestro trabajo, en nuestro hogar y en todos los demás aspectos de nuestra vida. Con atención vigilante desarrollaremos mayor flexibilidad y adaptabilidad, junto con una mejor comprensión de los demás y de la manera en que les afectan las cosas que hacemos y decimos. Manifestándonos de una manera más hábil, menos dura, podremos coordinar nuestras actividades con las de los demás.
Sin embargo, esta no es una tarea fácil. Transformar nuestras actividades egotistas y egoístas en cuidados y atenciones para con los demás requiere mucho esfuerzo. Para lograr una relación armoniosa con todos, debemos aprender a domar la mente y a no dañarles con nuestra ira, nuestras neurosis y nuestros celos. Incluso cuando nos sentimos mal por dentro, hemos de ser cuidadosos y no dejar que esa negatividad les perjudique. Si expresamos inmediatamente lo que pasa por nuestra mente, sin reparar en lo que hacemos, nuestro comportamiento será impetuoso y descuidado. Con esto no queremos decir que debamos reprimir constantemente nuestros sentimientos, ya que podríamos crear una especie de cubo de basura interno para todas las reacciones negativas, que llegaría a estar tan lleno de veneno que lo vomitaríamos violentamente y no podríamos controlar las consecuencias. Por el contrario, si aprendemos a considerar nuestros pensamientos y emociones de una forma más transparente y menos sólida, la basura dejara de acumularse.
Los impulsos emocionales pueden surgir y surgirán, pero con atención vigilante podremos conservar la calma y evitar la manifestación de sus aspectos perjudiciales. Podemos simplemente detenernos y darnos cuenta de la naturaleza negativa y las consecuencias potenciales de emociones tales como la ira y los celos, y no nos dejamos arrastrar por ellas. Igualmente, si tenemos la tendencia de racionalizar o justificar nuestra negatividad y malas intenciones, podremos darnos cuenta de nuestra equivocación y dejar de hacerlo.
Esto puede parecer muy simple, pero esta sencilla manera de practicar de hecho es muy compleja a causa de todas las dificultades que nos hemos creado nosotros mismos. El antídoto contra todo lo que esta mal y es demasiado complicado es simplificarlo todo. Como podemos conseguirlo?
Para empezar, en lugar de intentar hacer varias cosas a la vez, apliquémonos totalmente a una sola. Necesitamos vivir mas en el presente, en el ahora, en lugar de estar siempre pensando en lo que podríamos estar haciendo o lo que vamos a hacer después. Tratemos también de no dejarnos distraer por lo que vemos, lo que oímos, y todo lo que percibimos a nuestro alrededor. A medida que surjan pensamientos y sensaciones, observemos simplemente su ir y venir de una forma relajada, sin aferrarnos a ellos. De esta forma nuestra mente tendera a vagar menos, a preocuparse menos, y a no involucrarse ni dejarse afectar por las ideas y emociones pasajeras. Este tipo de consciencia, simple y desapegada, nos dará una capacidad mayor para comprender tanto lo que estamos haciendo como lo que sucede a nuestro alrededor. Igual que un cocinero experto puede hacer una comida alimenticia y equilibrada con unos pocos ingredientes básicos, nosotros podemos aprender a aprovechar al máximo lo que ya tenemos, a hacer loa que mejor podamos. Así no cometeremos la equivocación de hacer nuestras vidas mas complicadas de lo que ya son.
La meditación formal nos da un excelente punto de partida para el cultivo de la atención vigilante. Una de las técnicas es simplemente sentarse, relajarse, no hacer nada y dejar que la atención se dirija hacia el interior. Podremos entonces ver con mayor claridad lo que pasa en nuestra mente, la forma en que surge la confusión y cual es el origen de los errores que solemos cometer. Generalmente vamos tan deprisa que no somos realmente conscientes de lo que es bueno o malo, ni de donde nos equivocamos. De la misma forma que un montador de cine pasa la película a la cámara lenta, para detectar errores y hacer correcciones, nosotros tenemos que desacelerar nuestras vidas si queremos hacer arreglos o mejoras en nuestra película. El hecho de observar, dejando que todo vaya y venga a su aire, hará que nuestros pensamientos se calmen de forma natural. Sin rechazar los malos pensamientos, como haría un censor, ni dejarse fascinar o detenerse en los que consideramos buenos, simplemente observamos sin reaccionar. Liberándonos de la actividad física y de la tendencia a actuar o reaccionar ante cualquier impulso que surja, podremos desarrollar un estado de serena comprensión que llegara a penetrar toda nuestra experiencia.
Mas adelante, al irse desarrollando nuestra atención, seremos capaces de permanecer en calma y sin distraernos en las situaciones mas bulliciosas e incomodas; imperturbables ante la actividad, los ruidos, el calor, el polvo e incluso ante personas que nos insultan o nos causan algún perjuicio. En ese nivel nada podrá alterar o trastornar nuestra ecuanimidad. Permaneceremos tranquilos y relajados en todo momento y en cualquier situación. La atención se habrá convertido en un estado agradable del que podremos ciertamente disfrutar.
Nuestro objetivo debe ser adquirir paz mental. Cada uno de nosotros debe hacerse responsable de lo que dice, hace o piensa, de la misma forma que un embajador lo hace por el país que representa. Para conseguir esta paz tenemos que cultivar nuestro propio ser. Si desarrollamos paz interior ya no tendremos que buscarla fuera de nosotros, y los demás se beneficiaran de nuestro ejemplo. Una vez la mente haya desarrollado plenamente la paz, ya no reaccionaremos negativamente, pase lo que pase.
En el presente esto puede parecernos una tarea muy difícil, pero debemos comprender que no hay nada en este mundo que no pueda cambiarse. Ya que nuestra percepción de entorno esta condicionada por nuestra mente, es posible superar todo sufrimiento y alcanzar la felicidad. Aprenderemos a no huir del sufrimiento y no aferrarnos a la felicidad, conscientes de que ambos estados son igualmente subjetivos e impermanentes. Nuestro objetivo, por lo tanto, es desarrollar una tranquilidad que este más allá de la pena y la alegría ordinarias.
También aprenderemos a descansar la mente, no en un estado de embotamiento y semiinconsciencia, sino en uno de vigilancia libre de apego. Un buen artista, para que una pintura sea completa, considera cada detalle así como el cuadro en su totalidad. Al mismo tiempo, el objetivo no es tan solo ver con precisión, sino también ver más allá de las apariencias y ser conscientes de la naturaleza no-sólida de todos los objetos.
Todo lo que nos encontramos y experimentamos a través de los sentidos esta compuesto por átomos y partículas sub-atómicas. Cuando se agrupan, hay forma; pero al no existir separadamente del espacio en el que aparece, esa forma carece de verdadera existencia sólida. De hecho, todo esta en estado de flujo, puede disolverse, destruirse o reorganizarse en cualquier momento. Esta perspectiva del mundo físico esta verificada por muchos experimentos recientes en el campo de la física. Es necesario reconocerla naturaleza no-sólida de las cosas y a reducir nuestro apego a las cosas materiales.
La atención vigilante también nos ayudara a dejar de proyectar ideas y valores falsos en el mundo que nos rodea. Las cosas del mundo externo parecen tener su propia existencia individual, pero somos únicamente nosotros los que estamos proyectando una forma o un valor en esas cosas. Mientras que nuestra mente no se completamente pura, nuestras proyecciones pueden parecer muy sólidas, ya que nosotros mismos parecemos muy sólidos. Por ejemplo, las experiencias que tenemos en sueños y las que tenemos cuando estamos despiertos no nos parecen muy diferentes; el grado de intensidad del temor, la excitación y otras sensaciones y sentimientos que puedan surgir, es muy semejante. Sin embargo, cuando nos despertamos y nos damos cuenta de que estábamos soñando, podemos ver que esas experiencias no tienen el mismo significado y las mismas consecuencias que si hubieran sucedido mientras estábamos despiertos. De la misma forma, a medida que la mente se vaya desarrollando, podremos reconocer la insustancialidad de nuestra experiencia cuando estamos despiertos. Esta es la razón por la cual una mente desarrollada se describe a menudo como “despierta”: que esta libre del sueño de la ignorancia y reconoce la naturaleza no-sólida de toda experiencia.
Hay otro conocido ejemplo que ilustra el poder de la proyección mental, el poder de imaginar cosas: al ver una cuerda en una habitación poco iluminada podemos pensar que se trata de una serpiente y asustarnos. El temor que sentimos no es diferente del que experimentaríamos si se tratase de una serpiente de verdad. Sin embargo, tan pronto como nos damos cuenta de que es solo un trozo de la cuerda, el temor desaparece. Esto es un ejemplo de cómo todo “lo bueno” y “lo malo” es nuestra proyección. No hay nada a lo que aferrarse o a lo que temer mas que a los valores que nosotros mismos atribuimos a esas proyecciones. En este sentido, cuanto mas reales las concebimos, más fuertes se vuelven.
La experiencia cotidiana, a pesar de que parece tan sólida y real, puede compararse a un espectáculo de magia, una función de teatro o una película. Si no somos capaces de vérsete aspecto no-solido y parecido a un sueño, estamos atados como prisioneros por nuestra propia involucracion. Mas adelante, a medida que nuestra comprensión se desarrolle, comenzaremos a entender como gran cantidad de ingenios, trucos y efectos especiales se combinan para reforzar la aparente realidad de esa experiencia. Esta comprensión puede, en cierto sentido, hacer el espectáculo menos interesante, pero aun podremos apreciar toda su riqueza, emoción y variedad. La diferencia respecto a nuestro estado anterior es que ahora podremos ver que todos nuestros pensamientos y sentimientos positivos y negativos son simplemente el juego de la mente.
Aquel que no realice la naturaleza de la mente estará para siempre bajo el hechizo de la ilusión. No en vano se ha dicho que la diferencia entre Iluminación y no-Iluminación es simplemente la diferencia entre ser capaz de ver y comprender, y no ser capaz de ver ni comprender.


One comment

  1. Anónimo dice:

    Hola…
    Quisiera me pueda ayudar con un consejo:
    Desd el mes de agosto del año pasado mantengo, si se podría decir una amistad y a la vez intimidad con un gran chico. Definitivamente he aprendido mucho de él, aunque me considero muy vulnerable e impulsiva en mis anteriores relaciones; con este chico hemos mantenido la amistad como algo primordial, pero no hay duda que intimamente nos llevamos demasiado bien (aún asi, lo nuestro no es nada serio) puesto que el tiene priorodades profesionales y me ha dicho que no quiere desenfocarse; para noviembre nos distanciamos un poco por problemas entre nosotros (senti mucho dolor) y crei que no debia acercarme nuevamente a él, pero tengo un sentimiento extremadamente lindo hacia él. Tiene una paciencia impresionante hacia conmigo, y por más ofensiva o grosera que yo haya sido, él sigue siendo igual de paciente y delicado conmigo. Me siento muy bien a su lado y solo quiero hacerlo feliz lo más que pueda. Aun asi, es obvio que tengo miedo de sufrir. Y estoy en un dilema, puesto que otro chico que conozco hace ya mas de un año (que es tan solo un amigo), quiere tener algo serio conmigo (y me siento tentada a intentarlo con él); ya que en esta relación que se ha afianzado en la intimidad (tal ves no prometa nada), aunque ya me ha dado mucho, he aprendido a esperar, me he encontrado a mi misma y he aprendido a reconocer, valorar y perdonar gracias a él. Ayer le dije que era posible que este 14 d feb, seria el ultimo día en vernos, me pregunto Xq?¿? Pero no se si decirle: Que voy a intentarlo con alguien que quiere algo serio conmigo o sencillamente alejarme… Sé que él, lo tomará de la mejor manera, su forma de reaccionar ante las peores situaciones me sorprende (a vecs he llegado a creer q es muy insensible) pero no lo es; (otras vecs creo que me dejaria ir xq no puede prometerme nada, en cuanto a una relacion seria). Muy en el fondo tengo enormes esperanzas de que me pida seguir con él… Ya que no hay nada que nos impida estar juntos, al menos que él no este sintiendo lo que yO y para el esto es algo tan solo supercial…
    Este articulo habla de vivir el presente bondadosamente y estar vigilante en las necesidades de los demas para no sufrir y es un articulo hermoso y de gran ayuda… Y me ha hecho reflexionar y quisiera saber que consejo me podria dar, para tomar sabiamente una decision y sobre todo tomarla con amor…
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress.
Theme: Tiles by Viva Themes.