Que Hacer Para que El se Case Contigo

Publicado  desde: eltiempo.com

CONSEJOS PARA CASARSE BIEN

Seguro usted ya lo ha intentado todo. Desde ser superamistosa con los hombres, mirarlos con insistencia y sonreírles antes de que ellos lo hagan, pasando por invitar a un tinto o a un almuerzo ocasional a por lo menos tres de sus compañeros de oficina y hasta tirarle pelota de frente al hombre que la trasnocha,… pero nada.

Ningún romance parece cuajar y de las muchas citas que tiene los fines de semana no quedan más que decepciones, dolores de cabeza y cada vez menos amigos y posibilidades a la vista.
No ha pensado que su estrategia está fallando? Que sus trucos de mujer moderna y arriesgada no están dando los frutos esperados? Dos mujeres norteamericanas, Ellen Fein y Sherrie Schneider, así lo piensan y por eso rescataron del olvido 35 normas básicas que ellas llaman los secretos de nuestras abuelas para casarse con el hombre ideal, agrupadas en un libro llamado Las reglas del juego (de Ediciones Martínez Roca S.A.).
Las normas van desde no mirarlos, no llamarlos por teléfono, no aceptarles todas sus invitaciones, no verlos muy seguido y, en fin, un montón de sugerencias que a la mayoría de las mujeres de los 90 pueden parecerles retrógradas, anticuadas y hasta ridículas. Juzguen ustedes:
 1.Sea distinta de las demás Ser diferente es un estado de ánimo. Nada tiene qué ver con ser muy hermosa, inteligente o adinerada. Ser diferente es, en realidad, una actitud, una sensación de seguridad y felicidad que impregna todo el ser, de la cabeza a los pies. Es el modo en que sonríe, habla, escucha, mira, respira y se desplaza por el mundo. Es no mostrarse desesperada ni ansiosa, no perseguir a nadie, no recurrir al sexo para lograr que los hombres la quieran y no derrumbarse cuando una relación no funciona.
2. No aborde a un hombre (y no lo saque a bailar) Ni siquiera lo invite a tomar un café, o si no, cómo sabrá si se ha fijado en usted o si sólo trata de ser amable. Al dirigir la palabra a un hombre, se desvirtúa lo que tiene que ocurrir o no ocurrir y se puede dar pie a una conversación o una cita que nunca habría tenido que suceder y que inevitablemente la perjudicará. Tarde o temprano, él hablará con la mujer que realmente le interesa y la dejará. Recuerde que la mayoría de hombres no son tan tímidos como para no acercársele; si no lo hacen es porque usted no les interesa lo suficiente.
3. No mire a los hombres ni hable demasiado con ellos Mirar a alguien primero es un claro indicio de interés, Deje que él la mire primero! Si no lo hace, es porque usted probablemente no le interesa. Lo mejor que puede hacer es mostrarse relajada, segura y accesible. No demuestre ansiedad; eso no tiene nada de atractivo. Deje que él haga un esfuerzo por ganarse su atención.
4. No quede con él a mitad de camino ni pague su parte durante una cita A los hombres les encantan los desafíos; por eso practican deportes y adquieren permanentemente retos profesionales. Lo peor que puede hacer es alivianarles el trabajo de llegar hasta usted. Cuando un hombre trate de concertar una cita, no le diga pues precisamente voy a estar cerca de su casa u oficina ; no le revele los nombres de los restaurantes que hay entre su casa y la suya, a menos que se lo pida; no diga gran cosa. Cédale toda la responsabilidad de pensar, hablar, consultar las páginas amarillas o la lista de establecimientos. No se ofrezca a pagar su parte en una cita romántica. Más adelante podrá retribuirle invitándolo a comer a su casa.
5. No lo llame y devuelva sus llamadas solo de vez en cuando Llamar a los hombres equivale a perseguirlos. Ellos sabrán de inmediato que son especiales y perderán interés. Otro motivo para no llamarlos es que así no los interrumpirá en un mal momento (viendo un partido de fútbol, cuadrando la chequera o durmiendo) en que no esté de humor para hablar. Por qué correr ese riesgo? El hecho de no llamarlo hará que él insista en verla y se esmere por estar presente y pendiente. No se trata de que sea inaccesible, pero sí un poco difícil.
6. Sea siempre la primera en despedir la llamada Cuando un hombre la llame no permanezca más de diez minutos en el teléfono. Cómprese un cronómetro si es necesario y cuando se cumpla el tiempo, cuelgue. Así lucirá ocupada y no revelará demasiadas cosas sobre usted o sus planes. Algunos buenos pretextos para despedir llamadas son: Tengo mil cosas que hacer ; Bueno, ha sido un placer esta llamada ; En realidad, estoy bastante ocupada ahora mismo . No olvide decir estas cosas con amabilidad. No piense que no volverá a llamarla. Al contrario, su teléfono sonará más pronto de lo que se imagina.
7. No acepte ninguna cita para el sábado a partir del miércoles Aunque es bastante habitual que los hombres ofrezcan a las mujeres la posibilidad de salir la misma noche o al día siguiente, ese no es el ideal de cita que aquí se propone. El hombre que aspire a casarse con usted no esperará el último momento (a menos que el plan sea de última hora) para invitarla a salir. Al contrario, se trata de un hombre amable, considerado, prudente y temeroso de que si no la localiza con cinco días de antelación es muy posible que no la vea. Si el miércoles por la noche no la ha llamado haga otros planes para el fin de semana.
8. Cómo actuar durante las tres primeras citas En el transcurso de estas tres citas no le cuente todo lo que ha hecho durante el día, como si se conocieran desde hace años, creyendo que eso la aproximará más a él. No se muestre demasiado seria, dominante o posesiva. No mencione la palabra matrimonio ni siquiera para contar que su hermana se casó hace poco. Lo único recomendable es estar presente y ser original. Ría de sus bromas, pero sin excederse, sonría mucho y no se sienta obligada a llenar las pausas de la conversación. Deje que sea él quien lleve la iniciativa. Sea la primera en poner fin a la cita. Al cabo de unas horas consulte su reloj y diga: Bueno, la he pasado muy bien, pero mañana me espera un día muy ajetreado . Al término de la primera cita puede aceptar un leve beso en la mejilla o en los labios, aunque se muera por recibir algo más.
9. De la cuarta cita hasta el momento del compromiso Durante las tres primeras citas se ha dejado ver y ha actuado con amabilidad. En el cuarto encuentro puede revelar algo más de usted o hablar de sus sentimientos, siempre y cuando no profundice demasiado en ellos. Mírelo a los ojos, sea atenta y escúchelo para que él sepa que usted es un ser humano sensible y una persona que podría ser una esposa solidaria. No le diga que es el primer hombre que la trata con respeto; no lo interrogue sobre sus relaciones anteriores; no lo abrume con sus éxitos profesionales; procure que sea él quien se luzca. Si las cosas marchan, habrá tiempo para mostrarse mejor.
10. No lo vea más de una o dos veces por semana Para evitar que un hombre se canse demasiado pronto, no lo vea más de una o dos veces por semana durante el primero o los dos primeros meses. La mayoría de los hombres se enamoran antes que las mujeres, y también se desenamoran primero. Al principio, es posible que quieran verse dos o tres veces por semana e incluso a diario. Si cede y decide verlo cada vez que él quiera, con el tiempo se volverá huraño e irritable y dejará de llamarla.
11. No le diga qué debe hacer.
Si su novio quiere inscribirse en el gimnasio de moda (a donde van las niñas más bonitas), dígale que le parece magnífico y no muestre ni un asomo de inseguridad. Si él prefiere irse a acampar con los amigos el fin de semana, permítaselo o termine con él, pero no le diga qué debe hacer. No intente cambiar su vida en ningún sentido. No abra su armario y bote su pantalón favorito, ni se ofrezca a acompañarlo a comprarse uno nuevo; no trate de hacerlo jugar tenis cuando lo que le interesa es tomar cerveza y ver fútbol por la televisión; no le imponga sus gustos y aficiones. Usted no lo posee . No lo condicione. Acabará por mutilarlo y él la considerará una arpía dominadora.
12. Hágale fácil vivir con usted Así como durante la conquista se le sugiere hacerse difícil o inaccesible, una vez materializado el matrimonio, el mejor consejo es hacer que sea fácil vivir con usted. Muéstrese tolerante, amable y paciente; intente pasar por alto sus defectos y fortalezca su ego: dígale lo guapo que está y trate de ver las cosas desde su punto de vista. No espere que él siempre las vea desde el suyo.
Hay algunas reglas que deben seguirse: no le esculque los bolsillos, no abra su correspondencia, no levante la voz ni grite; procure mostrarse siempre satisfecha de él, busque tiempo para llevar una vida sexual y amorosa sana.
Publicado desde la pagina:

One comment

  1. Anónimo dice:

    Osea en otras palabras la mujer debe mostrarse siempre sumisa, hablar vos voz baja, aceptar todo en el hombre, aunque no este conforme, aguantar todo lo que venga.
    Esto lo debe de haber escrito algún hombre.
    Eso no es así no más, cada quién tiene su caracter, cierto que hay mujeres que cuadran perfectamente en esa descripción y hay otras con caracter fuerte que tienen que mostrar y hacer valer su opinión y eso no es posible cambiarlo, cambiar el caracter de la persona.
    Cada persona es un mundo, así a como hay hombre que les gustan las mujeres obedientes hay otros que les gustan las mujeres decididas, luchadoras.
    "Hágale Fácil vivir con usted" y que hay con las mujeres, no es también deber del hombre hacernos facil nuestra existencia, quien en este planeta vá a vivir conteniendose toda la vida, lo que terminaría pasando es lo mismo de la olla de presión, llegaría el momento en que explotaría.
    Definitivamente me gusto lo primero pero no estoy de acuerdo con el punto 12, ahí estan mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress.
Theme: Tiles by Viva Themes.