¿Busco mí media naranja o primero me busco a mi mism@?

Por: Svetlana Peskova, MSc.


Nota: Cualquier figura geométrica divide el espacio en dos por la línea divisoria: hay parte de adentro y otra de afuera. Si se unen de nuevo, juntas las dos partes forman un entero sin formas.
Considerando la puerta como un TODO, la línea divisoria del ojo de cerradura divide el espacio en dos partes: el vacío de adentro y el relleno de afuera de la cerradura. Suponemos que la forma del centro es la silueta de una persona, y lo que la rodea – el mundo exterior, que encaja con esta silueta, formando un gran entero juntos.
El esquema nos ayuda a descubrir, que es lo que somos. No hay siluetas idénticas, ni siquiera 2 gemelos que se parecen físicamente en todo. Cada uno somos único e irrepetible. Cada uno ve el mundo a su manera, según la forma de silueta que encaja con su imagen y no se repite en los demás.
En otras palabras, ¡cada uno tiene su propio mundo que lo rodea que se difiere por la forma de su cabeza!
En vez de fijarnos en rellenar la silueta  con ideas y alabanzas de nuestro Ego(Mente Chica), vamos a estudiar el entorno y ¡solo allí descubriremos lo que nos encaja perfectamente!
Hay que tomar en cuenta, que el Ego constantemente hace todo lo posible para empujarnos camino al orgullo vanidoso. La Mente Chica nunca se cansa, permanece con un monologo interminable dentro de la cabeza y ¡nos tiene completamente dominados! Vivimos desde el Ego, dentro de el. ¿Que tal si esa energía de la Mente Chica la usamos contra ella esta vez?
Si queremos quitar la ilusión que nos dibuja el Ego, tenemos que estudiar con lupa justo la parte externa de la silueta, que como un espejo, representa el reflejo de nuestra verdadera esencia. Se necesita un dedicado estudio de tus reacciones con el mundo exterior, como: ¿que es lo q te gusta y te disgusta en los demás? ¿Que cualidades te hacen saltar, cuando las ves en otras personas? Todo eso eres tú.
 
Fija tu atención en tus reacciones al mundo exterior y sabrás lo que eres de verdad.
Si no lo analizas, tu silueta se quedara con el relleno de falsas ilusiones y no con la verdadera esencia del contenido.
No es en vano que existe expresión: esa gente es muy vacía, ¿a que se debe? “Esa gente” esta llena de las impresiones de sus egos que son vanidades en si mismas.
Emprender el camino contrario a lo que parece evidente pero no lo es, es cosa de valientes, se llega a ello después de una serie de fracasos y desilusiones personales, chocándonos contra otros una y otra vez. Uno comprende lo que es, solo cuando revisa sus reacciones con los demás.
Odio a los deshonestos: La persona que se cree honesta tiene sus pequeñas mentiras que no reconoce – que a veces se convierten en grandes mentiras.
Odio a los atrasados: El que dice que nunca retrasa es el más atrasado de todos.
Odio a los tacaños: A el que se cree generoso normalmente le falta practicar la generosidad con los demás y en la opinión de ellos en el trato diario se comporta tacaño.
Odio a los incumplidos: El que no sabe cumplir ni un mínimo compromiso, exige a los demás a que cumplan sus promesas cabalmente.
Odio a los ineficientes: Los que vemos la ineficiencia en los demás, mas probable que somos los auténticos ineficientes y nos cuesta reconocerlo.
Odio a los que no saben amar: El que espera al amor, con frecuencia no sabe darlo.
Odio a los ignorantes: El que dice que sabe normalmente no sabe nada o no sabe mucho.
Admiro a los sabios: El que dice que no sabe, sabe, aseguran sus maestros.
Admiro a los atrevidos: Hay gente tímida que pueden mover montañas y no lo sospechan, hasta que la vida lo comprueba.
Odio a los cobardes: El que se creía un héroe huye como el último cobarde del campo de la batalla.
Admiro a los héroes: Otro que se consideraba cobarde, resulta un héroe.
Odio la agresividad: La persona que se cree pacifica y delicada, con frecuencia es ruda y agresiva con los demás: cierto, son esas personas que odian la agresión, cuando esta dirigida hacia ellas!
…etc., etc., etc….
Por lo que podemos suponer: soy lo que veo en el otro, bueno o malo.
Reconocer que uno no es lo que pensaba que era, le golpea al Ego fuertemente y muchas personas prefieren huir de la duda y quedarse satisfechas con lo que el Ego les susurra. Práctica constante de perdón y la bondad hacia los demás, el cese de caza de brujas, humillación (para el Ego) y arrepentimiento emprenden solo los valientes o los que se desesperaron lo suficiente, para ya no seguir por la vida haciendo nuevas ilusiones.
¿Cuál es el papel del Ego?
El Ego es lo que la Personalidad representa: nombre, educación, profesión, familia, apellido, bienes raíces; en la parte emocional el Ego nos hace ver lo deseado en vez de lo real que somos.  Mientras más grande el Ego, menos quiere dejarse al descubierto, hasta que a su dueño le llega la hora de morir y se siente un vacío por dentro, como si nunca vivió, o no vivió lo  suficiente.
Eso pasa si vivimos apoyándonos en cosas que no se puede llevar al otro lado: autoridad, bienestar económico y de familia, prestigio, fama, amor, amistades, la importancia de todas esas cosas desvanece frente a la muerte, y lo que queda es una insatisfacción bárbara…
Las cosas que nos dejan vacío en el alma a la final de la vida, al Ego si le servían para sentirse importante. Al momento de trascender, el Ego ve que no puede llevar sus valores consigo…allí comienza el trabajo de las fuerzas oscuras que aprovechan lo que la persona se quedo confundida, no pudo descubrir su esencia eterna a lo largo de su corta vida humana, no se preparo para ascender directamente hacia la Luz.
En otras palabras, se olvido su tarea en esta vida, que ella misma se propuso a cumplir antes de nacer: es la tarea de la creación del cuerpo de luz individual, que cada uno necesita como vehiculo entre mundos, al igual que en este mundo nos sirve el cuerpo físico que temporáneamente adaptamos; entonces, a esa persona no preparada le tocara caminar a través de las tinieblas hasta aprender del juego de ilusión como engaño de su propia mente, pero todo eso…en el otro lado, contrario a la vida, durante el periodo de entrevidas (comentario basado en la sabiduría antigua de “Libro Tibetano de los Muertos” y de “Libro Egipcio de los Muertos”). Al nacer de nuevo, si tiene mejor suerte de oponerse a su ego, va a poder seguir con la tarea para que nació. Aquí no se necesita apuro porque cada uno tiene su propia velocidad de movimiento a través de las vidas, y para la unión final con la Luz.
Pero volvamos a la vida: integrando tu ser al mundo externo, para transmutar la energía de la Mente Chica a la energía celestial de la Mente Grande, significa reconocer los errores de los demás como propios, en otras palabras, aflojar el alma y ablandar el corazón con el perdón y humillación, camino de amor universal y visión de Dios en cada entidad viviente que nos rodea, como si fuera uno mismo. Entonces desaparece la separación que es la propia de Persona, ya nada nos divide de los demás porque nos estamos convirtiendo en el Amor, como una energía común y la raíz de todas las energías que juntamos, nos convertimos en la Consciencia de Dios Padre, que es la única e indivisible Consciencia  Universal.
¿Si quiero emprender el camino, por donde comienzo? Dicen los sabios: para poder comprender, ¡vacía tu mente del todo, comienza desde el principio! El ejemplo que da un maestro tibetano, es con la taza del te: el alumno esta con una taza de te en sus manos, el sabio le pone mas y mas te hasta que este se riega fuera del recipiente, luego le explica: para poder rellenar la taza, primero es necesario vaciarla de todo el contenido anterior…
¿Cual es el resultado? Desde la posición de la Mente Grande se amplia tu visión que ahora ya contiene todo el mundo por dentro, ya no eres la Persona y su Ego, sino el Universo completo contenido en ti. Lo que desde la posición de la Mente Chica parecía necesario, buscar tu media naranja para complementar el vacío, ahora se encontró: tu media naranja resulto ser el mundo restante que rodeaba a tu silueta con su forma única e irrepetible!!
Ahora desaparece el deseo de cosas materiales o personas en tu vida, y con este la necesidad futura de crear nuevas formas o siluetas, que siempre estaban motivadas por los deseos del Ego de conseguir las cosas externas a el…si ya esta integrado todo en uno, ¿que mas se puede desear? ¡Si ya  contienes todo por dentro! ERES TODO Y CONTIENES A TODOS, NO NECESITAS NADA. En otras palabras, al dejar de crear los deseos como formas, desaparece la Persona, se evita nuevos nacimientos al mundo material de sufrimiento, que es esta Tierra…
¡La energía ha sido trasmutada con excito!
No olvides: cuando se disuelven las cadenas de Persona (Ego) en este mundo, recién comienza el despertar a lo eterno incambiable, por eso los sabios nos llaman “muertos” a los que vivimos dentro de la Persona en la esclavitud de su Ego, y esta vida sirve para liberarnos y  despertar, abriendo los ojos hacia la Luz.
La Mente Chica (Ego o Persona) funciona únicamente en el Planeta Tierra y no funciona en otros niveles. Repetimos: venimos acá a esta dimensión para procesar la energía de la Mente Chica en la energía de la Mente Grande. Los que trabajan en transmutar la energía, poco a poco amplían su Mente hasta que esta se convierte en la Mente Grande, apta para recibir el Amor.
¿Soy Yo el contenido interno o externo del ojo de cerradura?
no eres ni uno ni otro, usando la llave mística de integrar a tu persona y el mundo que te rodea, te haces entero, convirtiéndote en el Gran Todo, que es lo mismo que la Gran nada, y no nacerás en la forma física de nuevo jamás…pero si en otras formas de amor y luz, porque la aventura recién comienza…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress.
Theme: Tiles by Viva Themes.