Tabúes Matrimoniales

Extractos del libro de William J. Fielding “Curiosas costumbres de noviazgo y matrimonio”.
Por: Svetlana Peskova, MSc.

El tabú es algo prohibido, y el objeto prohibido posee un poder maléfico. Este poder puede ser algo impuro, relacionado con el diablo. La creencia en los espíritus es la base y fundamento de la existencia de los tabúes.
El temor a lo desconocido y el miedo a lo invisible, a los extraños fenómenos, todo ello se halla rodeado de tabúes.
Los tabúes mas rigurosos son aquellos concernientes al sexo, lo cual no puede extrañarnos dada su importancia como factor humano y social. El tabú sexual es aquel que marca determinadas restricciones a las relaciones sexuales.
Tabú en las mujeres. – la creencia de que la sangre de una mujer es fatal para un hombre, ha sido un tabú muy popular en ciertas épocas, e incluso en nuestros días, esta teoría esta extendida entre algunos hindúes civilizados. Es por esta razón, que en algunos países las mujeres no pueden comer con los hombres, e incluso durante la  menstruación tienen prohibido tocar los alimentos y utencillos destinados al hombre.
El temor del hombre primitivo por la mujer, en las épocas de sus ciclos sexualesmenstruación, embarazo y parto – es algo real y concreto, pero además podría definirse como una situación mas intensa y determinada del temor mas o menos latente que el hombre, en toda época y momento, ha abrigado hacia la mujer. Si en tales periodos la mujer es poseída del demonio, ¿cómo se puede estar seguro de que no este expuesta a tales influencias en otros momentos?
Por ello, muchas calamidades han sido atribuidas a la mujer, y también a ello es debido el que en la Europa medieval tantas mujeres fueran quemadas, acusadas de brujería.
Tabú de sobreparto. – en este periodo la mujer es considerada como algo peligroso, que puede dar lugar a infecciones, tanto a personas como a los objetos que toque.  Mientras esto dura, debe sometérsela a una especie de cuarentena, y una vez haya recuperado su fuerza y vigor, puede considerarse que el peligro ha desaparecido.
Mal augurio del aborto. – algunos pueblos primitivos consideraban como un caso de gran peligro cuando se producía un aborto, o el niño nacía muerto. En tal caso, la mujer debía apartarse de todo ser viviente. Le serian entregados los alimentos atados al extremo de un largo palo, y solo al cabo de tres semanas podría volver al seno del hogar, si bien con las precauciones necesarias. El hecho de perder un hijo se consideraba como algo muy peligroso para toda la comunidad e incluso el cielo  debería estar temeroso, se consideraba un motivo suficiente para que el huracán de fuego arrase las cosechas, y para que no vuelva a llover  largo tiempo.
Exogamia. – Es una ley destinada a prevenir los casos de incesto, es decir, aquellos casos en los que existe un parentesco de sangre. A veces esto representa el obstáculo para el matrimonio para muchos miembros del mismo tribu, ya q la mayoría de las personas allí tienen un parentesco cercano.
Hay casos entre los tungus, por ejemplo, donde existen muchos hombres solteros. Por la ley de esta tribu, ellos solo pueden casarse con las mujeres de otras tribus.
El matrimonio entre primos esta prohibido por los esquimales, mahlmuts, chippewas, y otras muchas tribus americanas. Los habitantes de Groenlandia tienen prohibido incluso el matrimonio entre parientes de tercer grado, como “ofensa a los dioses”.

Endogamia. – Esta aconseja el matrimonio, al cambio, entre determinados grupos sociales o políticos.
En la sociedad actual, por ejemplo, no está bien visto que los individuos contraigan matrimonio con personas de raza o color distinto, es un claro caso de endogamia.
La endogamia es la esencia del sistema de castas de los hindúes. Su religión les prohíbe contraer matrimonio con personas de diferente casta a la suya propia.
En la sociedad  moderna, existe también una tendencia a que las personas de determinada categoría social se abstengan de contraer matrimonio con otras de inferior posición social.
Así podemos comprobar que la práctica de la endogamia ha prevalecido en toda época, ya sea en la sociedad primitiva o en la de nuestros días.
Tabú sobre los alimentos. – Antiguamente, se creía que los malos espíritus eran omnipresentes, y que podían entrar en el cuerpo humano a través de los alimentos. Además de esto, existía la creencia de que mientras uno comía, su espíritu se le podía escapar por la boca, o bien que a través de ella podía atraer con sus poderes maléficos un enemigo que estuviera presente. En los banquetes debería mantenerse la casa en silencio para que así el espíritu se encontrase confortable y pudiese disfrutar  de los manjares.
Los miembros de ciertas tribus de Madagascar, cuando comen cierran las puertas y ventanas con el fin de que nadie les vea comer y beber, especialmente el sexo opuesto, una mujer no puede ver a los hombres comer. Existe la creencia que el hombre que come con una mujer, esta expuesto a una muerte súbita y misteriosa, por lo cual no es de extrañar que exista un estricto tabú al respecto.
Tabú al matrimonio de la viuda. – incluso hoy en día existe la costumbre de que la viuda no contraiga matrimonio hasta transcurrido cierto tiempo, al que podríamos llamar “año de luto”, llegando en algunas ocasiones a una prohibición permanente. En la mentalidad primitiva, la viuda era considerada como persona que acarreaba mala suerte.
Existe según ellos, el peligro de que el alma del difunto se apodere de ella, a menos de que sean puestos en práctica ciertos ritos  para liberarla. Entre los hindúes se dice que los espíritus de los difuntos esposos acostumbran a ser particularmente celosos y que son una constante amenaza para las viudas. Ello acarearía mala suerte para el segundo esposo, ya que el espíritu del primero se sentiría ofendido por haber violado el concepto de propiedad sobre la esposa, y su deseo de venganza seria su única y primordial finalidad.
El Coràn también prohíbe el nuevo matrimonio de las mujeres mahometanas:”no puedes casarte con su esposa después de su muerte, pues ciertamente esto es algo muy grave para Ala”.
Deificaciòn de la mujer. – Las funciones biológicas    de la mujer eran diferentes e incomprensibles y todo lo que no se podía comprender era sospechoso e inspiraba cierto temor. Los pueblos paganos deificaron a la mujer en forma de numerosas deidades, especialmente aquellas asociadas con los conceptos de fertilidad y deseo sexual.
Ha sido deificada por muchas religiones, aunque por otra parte, sus propios seguidores le han dado un trato inhumano.
La condición física y virtudes intuitivas de la mujer han desconcertado al hombre, y por ello ha sido acusada en muchas ocasiones de brujería y magia negra.
La magia y la medicina eran artes que a menudo se confundían en una sola cosa, y las mujeres eran las encargadas de recoger toda aquella tradición. Ellas eras las depositarias de las formulas sagradas, y mediante el empleo de hierbas y otras misteriosas sustancias preparaban ciertas recetas destinadas a la curación de las enfermedades o al refuerce de los encantos femeninos.
La mujer era débil y fuerte a la vez. Estaba indefensa en lo que respecta a  las complicaciones propias de menstruación, embarazo y maternidad. No participaba en las luchas entre las tribus, ni en las partidas de caza y pesca, salvo en especiales circunstancias. Por otra parte, tenía una fuerza sorprendente para enfrentarse con lo desconocido y las grandes calamidades que abatieran sobre el pueblo.  Esta paradójica manera de ser era algo que la hacia desconcertante y deseable a la vez. Así pues el hombre, con el fin de protegerse, había elaborado un sistema de tabúes, algunos de los cuales han trascendido hasta nuestros días. Incluso hoy en día, en determinadas circunstancias existe una actitud de recelo hacia ciertas mujeres, lo que a la menor ocasión da lugar a calificarlas de seres excéntricos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by WordPress.
Theme: Tiles by Viva Themes.